Buscar

Factores vocales propios en higiene vocal (1)



· Abuso vocal:

Como afirman Villanueva y cols. (1999): “el abuso vocal sugiere una producción de voz alterada en cuanto al tono y al volumen en expresiones que no impliquen hablar o cantar, o en conductas no vocales que afecten al sistema fonatorio.” (p.36)

Un abuso continuado de la voz provocará un traumatismo de la mucosa laríngea a partir de conductas consideradas abusivas: chillar y/o gritar, carraspeo o tos, inhalación de elementos irritantes o imitación vocal (ya sea de voz y/u onomatopeyas); provocando a su vez necesidad de toser y carraspear, creando un círculo vicioso de sobreesfuerzo.


· Mal uso vocal

Mal uso vocal se considera a la forma, como añaden Villanueva y cols. (1999): “inapropiada de producir la voz” con un “uso inadecuado de la intensidad (volumen) y la frecuencia (tono)” (p.35), considerándose conductas como el canto en un registro ajeno, elevar la intensidad de la voz para combatir el ruido ambiental, combatir con la voz la mala acústica del entorno, hablar gritando; conductas de mal uso vocal. (Villanueva y cols. 1999).


· Fatiga vocal:

La fatiga es sencillamente cansancio muscular, la fatiga vocal pues, es el cansancio de los músculos vocales. Se llega a cansancio muscular, a fatiga, cuando no se ha preparado al músculo para el sobreesfuerzo posterior o cuando se trabaja con una mala técnica vocal.

La aparición de síntomas por fatiga vocal, así como la gravedad de los mismos es muy diversa; pueden aparecer algunos como: disfonía, exceso de mucosidad en las cuerdas vocales, pérdida de intensidad vocal, sensación de escozor, picor en la garganta o tos. Por su parte, la gravedad de la fatiga reside, en general, en la cantidad de tiempo necesario de reposo para combatirla, teniendo en cuenta la aportación de Tulon i Arfelis (2005): “la fatiga reiterada nos lleva a la lesión” (p.203)


· Calentamiento vocal

El calentamiento vocal prepara a los músculos vocales para un sobreesfuerzo posterior a

base de una serie de ejercicios.

Los objetivos del calentamiento vocal son comunes, centrándose en: evitar el mal uso de la voz, evitar compensaciones musculares innecesarias, evitar abuso vocal, evitar posterior fatiga vocal, mejorar la cualidad de la voz, aumentar el grado de control y flexibilidad vocal, disminuyendo la necesidad de esfuerzo vocal.

Los ejercicios, presentan base común, formada esta por: ejercicios de relajación y estiramientos, ejercicios respiratorios, ejercicios áfonos, ejercicios con fonación y ejercicios articulatorios.


  • Tulon i Arfelis, C. (2005). Cantar y hablar. Badalona: Editorial Paidotribo

  • Villanueva, P., Romero, L. y Rodríguez, G. (1999) Enfoque e intervención fonoaudiológica del abuso y mal uso vocal. Revista Chilena de Fonoaudiología, vol. 2, 33-41

© 2020 Logoveu