Buscar

La culpa es del sofa de Sheldon

Al acabar la carrera de logopedia en la Universidad de Valencia decidí irme a Barcelona a especializarme en el ámbito de la voz, así que para estudiar el master, unas cuantas maletas y yo nos mudamos de ciudad.

Corsega 175, allí era, allí aterricé, esquerra de l’Eixample sería todo un mundo por descubrir. Compartía piso con 3 chicas geniales Anna, Júlia y Montse, una experiencia inolvidable.

En el Sant Pau empezaba otra aventura, "master en rehabilitación de la voz" al que años antes fui a pedir información y casualmente ya me atendió el mismo que se convertiría en mi profesor y tutor, Andreu Sauca, ¿y los compañeros?, adictos a los pianos, asiduos al piso (si al de Corsega) y al SQ, no existe bar que haya albergado tantas y tantas jornadas de debates vocales .

Volviendo al piso con la L5, mi habitación, como la de cualquier piso que quiere aprovechar cada rincón, vaya los de estudiantes, tenía lo justo y milimitrado, así que de vez en cuando lo cambiaba de todo a ver si conseguia algo más de espacio; jamás conseguí eliminar el detalle de compartir pared con una lavadora que cada puesta en marcha era un viaje al espacio.

Entre cambio y cambio, descansando un día en el sofá y ya en los últimos meses de máster pensé que no quería conformarme con la respuesta en rehabilitación vocal típica, así que decidí que quería abrir mi propia clínica en Valencia y habiendo probado diferentes técnicas vocales diferentes podía aportar algo más allá que la respiración, haciendo un simil, quería eliminar esa barrera de compartir pared, dejar los viajes al espacio.

Y entre ideas y más ideas, posibles e imposibles, surgieron nombres, varios nombres, recuerdo que llegó Anna y se lo conté todo, menos lo de la lavadora, le leí la lista de ideas, decidimos que 'Logoveu' era la mejor opción.

El último mes llegó la guinda, la marca clara de la diferencia, la decisión de formarme en coaching. Si, la llamada a casa diciendo que seguiría especializándome fue desde el mismo sofá.

Sin embargo, jamás pude pensar que formarlo sería la mejor opción y decisión, la mayor aventura, el gran viaje al espacio, un sueño.

Y si, también ese sofá era como el de Sheldon, bueno, el de al lado.


© 2020 Logoveu