top of page
Mécate la mascarilla y respeta la distancia para evitar partículas de aire de la respiración, habla y gritos.
LOGOVE. Clínica de voz especializada C

Desde hace meses, nos protegemos las vías de acceso del aire a nuestro cuerpo con la mascarilla para evitar entrar en contacto con partículas suspendidas en el aire o que nos llegan y que pueden llevar carga viral. Pero, ¿de dónde vienen estas partículas? De nariz y boca, las mismas zonas faciales que debemos llevar protegidas con la mascarilla.

¿Por qué estas estructuras?  

Porque son estructuras componentes del sistema respiratorio, encargadas del intercambio gaseoso y de otro elemento que últimamente se está metiendo en medio del escenario, también son estructuras con importante papel en la voz.

Desde la logopedia especializada hemos dicho y repetimos que, la voz es firme conductora de la Covid, ambas comparten el medio de transmisión, y es que no nos engañemos, LA VOZ ES AIRE.

 

Pero la voz sólo sale por boca ¿no? No, los componentes mínimos de la palabra, los fonemas, pueden tener carácter oral, salir el aire que les da forma por boca, o carácter nasal, salir ese aire por la nariz.

Entonces, ¿cómo se comporta el aire de la voz? ¿Cómo es la voz?

Muy resumidamente, el aire en su salida al exterior, cuando encuentra resistencia por el cierre de las cuerdas vocales, sufre un aumento de presión y logra abrirlas produciendo vibraciones de estas estructuras, este ciclo se repite, dándose numerosas aberturas y cierres por segundo, no siendo percibidos estos ciclos en el ojo humano dada su velocidad.

El aire al cruzar cuerdas y continuar la salida hacia el exterior, es donde adquiere forma de 'voz' a partir de las dimensiones y posiciones de las estructuras, el aire adquiere las características tímbricas en las cavidades supraglóticas.

 

Y ahora, ¿están prohibiendo hablar a los medios de transporte público? ¿Por qué?

Mediante la fonación, la salida de la voz, nuestro mensaje o el de nuestro interlocutor, puede ir acompañado de partículas con carga viral de la Covid.

La salida del aire en forma de voz lleva velocidad, cuando llamamos, esta velocidad aumenta de manera considerable, el objetivo es que la voz llegue más lejos, quien llega pues es el aire, pudiendo las posibles partículas con carga de Covid llegó mucho más lejos, lo que incrementa la necesidad de distancia social.

 

¿Pero porque en el transporte público no podemos hablar si llevamos mascarilla?

En el transporte público, ya nos gustaría, pero no podemos guardar distancia de seguridad, la mascarilla reduce la posibilidad de contagio, pero el aire de la voz tiene una característica importante, es húmedo.

Es bien sabido que la inspiración es mejor realizarla de forma nasal, de esta forma ayudamos a filtrar y adecuar la temperatura del aire que entra en relación con nuestro cuerpo. Además, la humedad del aire al entrar se adecua a partir de la humedad propia de nuestra mucosa de la vía aérea. Y sin embargo, el aire al salir no devuelve toda la humedad, de ahí que en su salida traiga cierto componente de humedad.

Hablar de forma continuada comporta una salida continua de aire húmedo, haciéndolo con la mascarilla la humidificación de este sistema de protección es mayor que respecto al uso habitual. Este hecho hace perder eficacia en la mascarilla creando la necesidad de cambiarla más rápidamente.

Sumado esto a que las mascarillas no tienen un cierre hermético, que hay flujo de aire y que existen partes de la mascarilla, donde el aire no sale filtrado, existe la posibilidad de que éste lleve carga viral.

 

Todo ello sin olvidar que cuando a nuestro alrededor el ruido ambiental es elevado, de forma inconsciente, tratamos de 'combatirle' subiendo nosotros la intensidad de la voz, inconscientemente empezamos a gritar, aumentando así la fatiga vocal y frecuencia respiratoria. Sensación 'agravada' por el hecho de que parece que no nos escuchan bien si llevamos mascarilla. Subir la intensidad de la voz de forma inconsciente, aumenta la cantidad de aire en su salida, humidificando aún más la mascarilla.

Éste sería uno de los motivos de peso, una de las razones, por no hablar en el transporte público. Si no puede haber distancia, no multiplicamos de forma exponencial las partículas de aire con posible carga, porque al fin y al cabo, somos sprays que lanzamos el aerosol, con posible carga contaminada.

bottom of page